martes, enero 16, 2007

Música y sonido.


Estoy convencido de que la música y el soundtrack, en general, constituyen el 50 % de una película. No en vano, normalmente los llamados "gags" visuales no funcionan ni hacen reír sin sonido y/o acompañamiento musical, ¡toda una paradoja!

Afortunadamente, Arturo y Carlos lo tienen claro. Utilizaremos —y si hace falta “inventaremos”— una particular música folclórica, mitad gallega, mitad irlandesa, que además es un antecedente de la música country americana del siglo XIX (ya nos vamos acercando al western, porque “Los muertos van deprisa” no es otra cosa más que un western atlántico.

En muchos casos la música será diegética, es decir, provendrá de melodías ambientales dentro de la escena. En general, ésta será casi siempre popular, alegre y jovial, tipo paddy irlandés, o sea, música de taberna en donde se improvisan bailes en grupo, ésa que es imposible escuchar sin marcar el ritmo con el pie o las palmas.

Pero también habrá piezas de música incidental y empática, en muchos casos para subrayar y enfatizar la solemnidad de un paisaje, una actitud o un sentimiento.

Utilizaremos sonido directo, por supuesto, pero sin renunciar a introducir efectos de sala que potencien la acción. Preveo que tendremos problemas al lado del mar pero, con Carlos Faruolo al frente del sonido, no me da miedo nada (ni siquiera el maldito tapón que se me ha vuelto a reproducir en el oído derecho y que me detectó el médico el día del reconocimiento para el seguro de la película…)

Os invito a disfrutar de un extracto —incidental y empático— de la banda sonora compuesta por Arturo Kress para la película.

Estoy seguro de que podréis escuchar las olas —que grabará e insertará Carlos en su momento— rompiendo contra los acantilados de Fariño do Mar. Y, si no se os pone la carne de gallina, es que tenéis también un tapón en un oído...

Sed felices.


Cliquear en play (y subid el volumen).

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay problemas para añadir comentarios a este blog

Juan Alberto dijo...

Sólo una referencia más. Escucha de Os Diplomáticos de Monte Alto, el disco Capetón. En la pista 17 (última) (no aparece en la carátula) hay una canción llena de fuerza marinera. Escúchala Ángel.

Un saludo

yojimbo dijo...

Discrepo en lo del gag visual con sonido. El silencio es un grandísimo aliado.

Unos ejemplos, aunque sean publicitarios: esta y esta.

Ya me comentarás qué te parecen :)

elfarero dijo...

No puedo escuchar la música, no se que pasa...

suso lópez dijo...

Ola Ángel, antes nada pedir disculpas por tomar prestada a túa foto para incluír en no meu fotolog www.fotolog.com/susinremourelle
boa proba de que o cine sen banda sonora (música e soundtrack) non é cine é que incluso o cine non sonoro, dos principios desta sétima arte ao proxectala se facía con piano ou con orquestra...
ogallá desta volta "los muertos van deprisa" atopen a afinación axeitada que xa tiñan q ter atopado no seu momento.
Un saúdo forte

SUSO LÓPEZ

Juan Alberto dijo...

Buenos ejemplos hay del uso de la música en cine (como protagonista indiscutible).
Alexander Nevski o el Tercer Hombre... Qué películas, inimaginables sin la música.

Ángel dijo...

Hola a todos. Al Farero y anónimo, que han tenido problemas, mis disculpas. No sé si alguien más ha tenido problemas para dejar comentarios. En cuanto al sonido, a veces desaparece la “barra de sonido” del post de ayer y no se puede escuchar la música. La he vuelo a subir y espero que no dé más problemas :)

Juan Alberto, conozco el trabajo de Os Diplomáticos. Buscaré y escucharé el tema que me sugieres. Muchas gracias.

Yojimbo, estoy absolutamente de acuerdo contigo en que el silencio es un aliado -es más, es parte del sonido (su ausencia, como la muerte es parte de la vida), y como también es parte de la música, sin silencios la notas no sonarían a nada inenteligible-. Por ejemplo, fíjate en los dos clips que me mandas: el silencio funciona, precisamente porque interrumpe el sonido. Si no hubiese NADA de sonido, ni siquiera se entenderían. Supongo que estamos hablando de lo mismo pero tú lo ves desde un lado y yo desde el otro... :)

Gracias, Suso López. Para ser sincero, esa foto non é miña, eu tamén a tomei prestada hai tempo, cando estaba localizando, e non recordo de onde. Esa é a razón de que non agradecese a cortesía. Utiliceina porque ten unha gran forza. Se aparece o autor, espero que non se moleste. Por certo, gustáronme moito as túas fotos. Farei un enlace ao teu blog. Unha aperta.

Y, estoy de acuerdo con Juan Alberto y Suso, por lo menos yo no soy capaz de concebir el cine sin música. Saludos a todos.